miércoles, 21 de agosto de 2013

La inigualable Promoción de oficiales Teniente Jesús Manuel Roa Moreno de la Escuela de Aviación Militar 1959.


      No pretendo con el presente articulo, subestimar el resto de las promociones de aviadores, egresadas en toda su existencia, de nuestra Alma Mater, Escuela de Aviación Militar, porque de igual forma como nuestra promoción, fue adornada por una serie de virtudes, en muchos de sus integrante, también las otras disfrutaron de lo mismo pero en pequeña escala. Así, que durante el desarrollo del presente articulo, iré justificando, el por que la etiqueto como “La inigualable.” Empezaré por decir que nuestra promoción, tuvo un doble ingreso, para sentar plazas como Cadetes aviadores, uno en la Escuela Básica de las FAN y otro directo a la EAM, ya para el año de 1957, nos unimos en un solo grupo, blindando entre todos una indestructible hermandad y amistad, sucedió igual con la Promoción Teniente Ramón Sequéra Hernández año 1958, pero es necesario iniciar, como dicen, desde el principio.
     Venezuela para la época, sufría una crisis educacional, solo tres Universidades públicas existían en el país, la UCV, La ULA, y la LUZ,  la gran mayoría de jóvenes egresados de los liceos con el titulo de Bachiller, se les hacia cuesta arriba, inscribirse en tales Institutos de Educación Superior, era mas fácil hacer el ingreso a un Instituto Militar que andar corriendo aventuras para poder ser plaza de una universidad pública, aunado a esta oportunidad, las exigencias de ingreso era tercer año de bachillerato, y en dos años era bachiller en Física y Matemáticas, y dos años mas tarde se estaba graduando como Sub Teniente o Alférez de Navío. Todas estas facilidades y oportunidades, engolosinaron a los jóvenes de la época. Al comienzo de la década de los años cincuenta, el gobierno de turno, cuyas cabezas, eran oficiales militares, pertenecientes a diferentes Fuerzas, vieron la necesidad que existiera una cierta relación entre los oficiales egresados de la cuatro fuerzas, Ejercito, Marina, Aviación y Guardia Nacional, ya era una generalidad, que se egresaba de un instituto militar el mismo año y no se conocían de profesionales, fue, considero yo, una excelente idea, la inauguración de la  Escuela Básica de las FAN.
     A mediados del año de 1955, egresaron de los pocos Liceos que existían en el país un centenar de jóvenes con ansias de hacerse profesionales, prácticamente fueron el “Destacamento Precursor” de los que aun estábamos cursando el bachillerato, porque nos dimos cuenta lo difícil que era estudiar una Carrera Universitaria aunado a esta limitación, las vías de comunicación, las cuales eran de las época de los años veinte y treinta, y era extremadamente difícil, desplazarse de una ciudad a otra, sobre todo aquellos jóvenes que estaban viviendo en ciudades lejos de las principales ciudades universitarias, Caracas, Mérida y Maracaibo, con la problemática del alojamiento y manutención en general. Visualizando, como la mejor opción era un Instituto Militar de su preferencia, que de paso era un honor para cualquier familia, de cualquier nivel social, tener un hijo o un familiar en un Instituto Militar sentando plaza como Cadete, sin temor a equivocarme, de los jóvenes que habían cursado el tercer año de bachillerato, casi el 85% de ellos hacían petición a ingresar a un Instituto Militar, unos por vocación, otros por snobismo y otros tomarlo como un tubo de ensayo, a ver que salía, cuando culmino, el año escolar en julio de 1955.
     Hubo dos oportunidades de ingreso a la EAM. Uno que era el oficial y normal ya programado, ingresaron directamente a la Escuela Básica de las FAN. No se cual fue la razón, para que un mes después del ingreso a la Básica, hubo una apertura de ingreso a la EAM. Para el mes de septiembre, nos congregamos en la Escuela, un lote bastante numeroso de aspirante de los cuatro puntos cardinales del país, ahí empezamos a conocernos y a tratar de vencer el reto, que nos presentaban con cada prueba correspondiente al examen de admisión. Una vez vencido el escabroso camino de las pruebas, nos instruyeron retirarnos a nuestros hogares, y a pesar de estar en conocimiento de los resultados finales, de los aceptados y descartados, se nos recomendó estuviéramos pendiente del periódico, creo era el Universal, para buscar nuestro nombre en la lista, fecha y hora del ingreso definitivo a la EAM. También se nos instruyó para que nos presentáramos a la escuela, listo para ingresar, con cuatro días de antelación, ¿Para que? nunca obtuvimos la repuesta esperada.
     El 25 de septiembre de 1955, a las 10:00 Hs nos estábamos juramentando en el Patio de Honor, como aspirantes a cadetes de la Escuela de Aviación Militar. A partir de ese momento empezaron a crecer las raíces de ese frondoso árbol que se constituiría en la inigualable Promoción Teniente Jesús Manuel Roa Moreno, nos empezamos a conocer en profundidad, ya visualizábamos los grupos que en el futuro serían los de “compañeros y amigos” los que serian “compañeros” los “indiferentes” por ultimo y lamentable, “los miserables,” fuimos ganando terreno y empezamos a conocer cualidades y virtudes de muchos compañeros, gracias a los teatros improvisados durante los miércoles en la noche, pudimos darnos cuenta que cada región del país tenia un representante por sus cualidades y virtudes, podemos señalar en el centro del país, particularmente en el Estado Aragua, un compañero y amigo, que efectuó el ingreso con nosotros, o sea el mismo día, y a los tres días tuvo necesidad de ausentarse de la escuela, con un permiso otorgado por la Comandancia General de la Aviación, para representar al Estado Aragua, como integrante del equipo de Basket Ball, del cual era orgánico, su nombre Rafael Ramón Sandoval Parra, fue un piloto de caza por excelencia, (integrante del team acrobático jaguares, en aviones F-86F) pereció de Capitán tripulando un avión T-6. Aparte de todos los deportes, fue campeón nacional de Softball. Mencione los teatros improvisados los miércoles en la noche, Que a pesar de que los considerábamos como una verdadera aberración, nos permitió descubrir las excepcionales cualidades artísticas de muchos integrantes de la futura promoción.
     Con nuestro grupo, ingreso un muchacho de Caracas, hijo del Coronel Nieto Basto, Director de la EFOFAC y ya en la antesala de la caída del General Marcos Pérez Jiménez fue nombrado  comandante de la Policía uniformada de Caracas; este joven señalado, era un aspirante pasado de edad, a su ingreso contaba con 26 años, siendo el caso que algunos oficiales orgánicos de la Escuela, eran menor que el y el era de primer año, era buen amigo y colaborador, al final, fue tanto la presión por los cadetes antiguos, que se vio en la necesidad de solicitar la baja del instituto, hay que reconocer que este negro fornido (medio pantallero), era un excelente declamador y con voz de barítono, y en el corto tiempo que permaneció en la escuela, nos deleitó con sus poemas y canciones líricas, recuerdo una poesía que la declamaba con tanta pasión, que a muchos nos hacía aguar los ojos, porque el negro llegaba a lo mas profundo de nuestro ser, era “La Leyenda del Horcón” no recuerdo su nombre, porque siempre lo llamábamos como Nietos; hurgando en busca de los artistas de la promoción, seguimos con dos mas de Caracas, uno, otro negro fornido, excelente persona, buen amigo y al graduarse se desempeño como piloto de Bombardeo en aviones B-25, no podemos negar que era pantallero y pretencioso, pero eso no les restaba las virtudes que presentaba como cantante de música romántica, cada vez que había una presentación de los “nuevos” el negro era el primer participante, su nombre era un algo complicado, como, John Raymundo Mason Kelendon; llegó y murió de Coronel, tal vez muchos recuerden en una presentación de Mason, la dedicatoria con una canción picante, que le hizo a la esposa del Sub Director del Instituto, que nos costó una educación física cuando llegamos al dormitorio; otro representante de la zona capital, con iguales condiciones que el negro Mason, fue Freddy Quintero Linares, quien vocalizaba con una inigualable voz y su especialidad eran las canciones románticas, “Total” “Reloj” “Olvídame” “A la orilla del mar” de igual forma como deportista se destacó en el deporte de los caballeros, la esgrima, en la especialidad de espada. Llegó a el Grado de General de Brigada y se desempeño como piloto de transporte en aviones DC-3, C-123, Hércules C-130, actualmente hace vida en el calor de su hogar; otro exponente de la región capital, un dechado con la Bandolina, hábil maestro con ese instrumento, fue piloto de caza de los mejores, su falta de experiencia, lo condujeron a solicitar la baja de la FAV. Cuando ya empezaba a ver su cosecha, se retiro de Sub Teniente graduándose posteriormente como educador, su nombre Aldao Cousinne; aprovecho para rendir honores a su hijo, quien fue mi alumno, se graduó en la EAM y pereció en un accidente, piloteando un mirage 30, con el grado de Capitán. Haciendo un paréntesis de los integrantes de la promoción y sus cualidades, hagamos un breve repaso por la Venezuela de la década de los años cincuenta, en particular la parte deportiva, recordemos que para esa época, había mucho furor por la lucha libre, no esta demás recordar, para muchos ya olvidados, el grito altisonante de Don Pepe Pedroza, el cual nos indicaba cada vez que se iba a iniciar un combate de lucha libre en el desaparecido coso de  la parroquia San Juan de Caracas, aquellos personajes que los domingos en la noche nos deleitaban por TV. En la EAM. fuimos muchos los castigados por violentar las horas de silencio, penetrando tipo comando, a el casino de la otrora Escuela de Aviación Militar, ¿Te acuerdas Plutarco Elías? solo para presenciar un combate de lucha libre, entre Basil Batha contra el Gran Jacobo, quien no recuerda la apuesta de estos dos gladiadores, quien fuera perdedor, se dejaría raspar el pelo con el ganador o la barba, cuando perdió el Gran Jacobo con Basil Batha, el Dragón Chino contra el Santo, el Tigrito en contra del Gorila y así transcurrían las noches de los domingos en aquellas ciudades, donde llegaba la señal de televisora venezolana, el Enmascarado del Plata contra el Doctor Nelson, El año de 1954, el enmascarado de plata fue el perdedor, paso el tiempo y este luchador, hizo su ingreso a la EAM, integrante de nuestra promoción, logro su grado de Sub Teniente en la especialidad de administración, parece ser que se olvido del juramento militar que había prestado al momento de su graduación, y se fue por el camino errado, perdiendo los cuatro años que tuvo de formación militar, su nombre Esteban Rodríguez (a) El luchador.
     Creo no equivocarme al decir que estos personajes señalados anteriormente fueron los representantes de la zona capital, nos instalaremos en el llano a hurgar que nos depara la zona, tuvimos un excelente  guitarrista serenatero, pequeño de tamaño, pero gigante en el dominio de la guitarra, envidia de los jilgueros, con un bagaje cultural folklórico como ninguno, de igual forma como dominaba la guitarra también vocalizaba excepcionalmente. Era otro de nuestros compañeros que no podía faltar en las presentaciones de los miércoles nocturnos, natural de Valle la Pascua, región llanera  de recios cantadores, su nombre Antonio María Gómez Gonzáles, (a) El picho, se retiro de Coronel y es Licenciado en Relaciones Industriales de la UC. Con nosotros hizo su ingreso otro jovencito de apellido Pino, era otro artista fiel exponente de las regiones planas conocidas como los llanos, tengo entendido tocaba muy bien el arpa y antes de ingresar a la  Escuela fue integrante de un conjunto musical llanero, se fue de baja en segundo año y como decimos le perdismo el rastro, creo que era de Zaraza o Valle la Pascua.
     El oriente no se puede quedar sin un representante, nos encontramos con otro compañero de nombre Juan Eleazar Chacin, un excelente intérprete de melodías con una sinfonía o armónica, la llego a tocar con gran destreza que amenizaba nuestras reuniones de grupos, cuando nos encontrábamos fastidiados en la escuela, se gradúo como Abogado y se retiro de Teniente Coronel.
     Del oriente del país, efectuamos  un viraje de 180°, y nos enrumbamos hacia la capital del Estado Carabobo, de la Parroquia Candelaria, hizo su ingreso un compañero, muy humano, amigo entre los amigos con cualidades envidiables, en más de una oportunidad, tuvo que pararse en la tarima improvisada del teatro bufo, de los miércoles, de las noches de la EAM. La razón entregar a los presentes dos o tres canciones que las interpretaba muy bien. Muchos de nosotros recordaremos que el Valenciano, para cerrar su participación, lo hacía con una muy criolla, muy llanera intitulada “Rosario” nos referimos a Oswaldo Mujica Jiménez, llegó a Coronel, fue piloto de Helicópteros, y cumplió misiones en los TO cuando la época negra de Venezuela en la década de los sesenta. Antes de morir nos deleito con su canción predilecta “Rosario” cumplíamos cincuenta años de haber hecho nuestro ingreso a la EAM.
     No nos podíamos quedar anclados en Valencia y seguimos nuestro rumbo hacia el occidente del país, nos saludaban los crepúsculos larenses, “ah mundo Barquisimeto” “na guará”, no te llevo na, un honor aterrizar en la capital de la música, miren a quien encontramos a el Maestro normalista Elías Rodríguez Álvarez, (a) eliita. Otro de los nuestros, que todavía a estas alturas de la vida, esta grabando sus CD. Para deleite de las generaciones presentes y futuras, estoy seguro que Eliita, recuerda aquellas noches en Barquisimeto cuando entregaba serenatas a media noche y tenia que salir corriendo por el acecho de la Seguridad Nacional, y luego las entregas románticas que hacia en el coso bufo de la EAM.
     Eliita, no conforme con sus actuaciones artísticas ante sus compañeros de promoción, y otros grupos, los viernes en la noche incursionaba junto con su pana Demetrio Jiménez, para ablandar el corazón de una damita, amor de los dos, cuyo nombre era Paulita…
     Seguimos en la búsqueda de mas valores que se insertaron en nuestra promoción, los cuales estábamos mas que orgullosos, y en ésta oportunidad nos dirigimos a las bellas tierras de Barinas, “linda Barinas, tierra llanera, caminos de palma y sol” hacemos una parada obligatoria, para hurgar la vida de un muy querido compañero y amigo, llegamos a Barinitas, una población del pie de monte andino, donde nació y se creo nuestro insigne artista plástico, locutor y con grandes dotes de periodista, con una mente muy despierta que de la nada afloraba un chiste o un comentario sano y jocoso, inspirado en lo que dice la canción del paisaje barines, creaciones que lo catapultaron a incursionar en algunas galería de arte en Barinas y Guanare, logrando muy buenos comentarios. Ya Graduado como oficial de la FAV. Continua incursionando cada día mas, y logra un renombre internacional, en galerías de arte, de la bella Italia, España y otras, aquí en Venezuela, recorrió el país para exponer sus creaciones plasmada en el lienzo, lo que me voy permitir anexar una reflexión con relación a nuestro “Paco” “Los integrantes de esta inigualable promoción, le admiramos sinceramente y nos sentimos orgullosos de que Paco de quien formo las bases de nuestras actividades culturales y periodísticas sea nuestro compañero y amigo de la Promoción Tte. Jesús Manuel Roa Moreno”, su nombre de pila Francisco Rafael Torres Alvarado, murió de mayor, su especialidad Navegante Bombardero, dejándonos un verdadero legado, del cual todos los Roas nos sentimos y estamos orgullosos.
     Muy reservado, no le gusta la publicidad, pero en ésta oportunidad, voy a ser un chismoso, al descubrir las cualidades y virtudes que adornan y adornado a nuestro próximo compañero y amigo apreciado, después de haber estado en estas tierras del centro del país viviendo por espacio de cincuenta y ocho años, todavía le queda ese acento de uyuyui, que caracteriza a los de los montes y sierras andinas, fue un excelente estudiante en bachillerato y lo demostró como cadete de la EAM, alcanzando la jerarquía de Alférez Auxiliar, posteriormente fue galardonado por países extranjeros, por haber sido el primero de nuestra promoción. Su virtud, algo sorpresivo para muchos que es un poeta lírico, y si no ha publicado los poemas es tal vez por la prudencia que lo caracterizan, nunca ha hecho alarde de esas dotes con que fue privilegiado por la madre naturaleza, su nombre, Alfonso Zambrano Pérez, se retiro de Coronel, extrañándonos, que no fue considerado para portar los soles de general de la Promoción Roa Moreno.
     La Promoción Teniente Jesús Manuel Roa Moreno año 1959, fue la que vino a solucionar la carencia de pilotos militares, que sufría la FAV, al inyectar un numero bastante numeroso, de ochenta pilotos en las diferentes especialidades, caza, transporte, helicópteros etc. Y así fue en las diferentes áreas administrativas de la fuerza Aérea de la época.
     Hay algo interesante en nuestra promoción, que estoy seguro muchos no se han dado cuenta y si se han dado cuenta es porque no les dan importancia. Aparte de todas esas virtudes que adornan a la Promoción Teniente Jesús Manuel Roa Moreno, para el año de 1955 el gobierno de turno era un régimen dictatorial, de corte fascistoide y el año de 1959, cuando nos graduábamos como oficiales de la Fuerza Aérea Venezolana, era la primera promoción de la era que se iniciaba en democracia, quiero aclarar que el año de 1958, el Presidente encargado era el Vice Almirante Wolfgang Larrazábal, y su posición como presidente era transitoria mientras se elegía el nuevo gobierno.
     Y ya para dar el puntillazo final, la Promoción de aviadores Teniente Jesús Manuel Roa Moreno del año 1959, hoy a los noventa y tres años de vida de la Fuerza Aérea, ha sido la mas numerosa de todas las promociones egresadas de la Escuela de Aviación Militar de Venezuela, lo cual me permite aseverar que pasaran muchas aguas debajo de los puentes, para que otra promoción nos iguale cualitativamente y cuantitativamente, el 8 de julio de 1959, recibíamos el sable como símbolo de mando, 113 oficiales, desgraciadamente no fuimos los 116 que teníamos programados, por la partida de tres compañeros ya de alfereces, el primero Alférez Néstor Segundo Covarrubias Duran. Pereció en un avión T-6 al momento del aterrizaje en la tarde del 11 de septiembre de 1958, ese día cumplía 21 años. El segundo compañero que partió, fue el Alférez Ibsen Armando Briceño Briceño, no murió, manteniendo los controles de un avión, como el lo hubiera deseado, sino por una emboscada de la Dama de la Guadaña, armada con una enfermedad que le arrebató la vida en pocos días, un día de diciembre de 1958. Ya, en los albores de la promoción, a solo 8 días para alzarnos con las estrellas de Sub teniente, recibíamos otro zarpazo con la infausta partida de nuestro “coquimingo”, Alférez Juan José Inojosa Lamas, pereció en un accidente de transito cuando iba rumbo a su tierra natal en Puerto Cabello, el 28 de junio de 1959. Esa fue la cuota que cancelamos a la Dama de la guadaña por los cuatro años que permanecimos en nuestra querida Escuela de aviación Militar.
     Espero que todos aquellos que lean el presente escrito, me hagan llegar sus comentarios, negativos o positivos, si tengo o no razón en decir y mantener que nuestra promoción es la inigualable, de la Fuerza Aérea Venezolana, desde el año 1920 hasta el presente día, con cuatro años de formación, sin que ninguna otra se hubiera fusionado a la nuestra como ha sucedido en otras oportunidades, y como dicen en los pueblos, para mi ustedes tendrán la razón, pero de todas formas van presos…LA FORTUNA AYUDA A LOS A AUDACES…          
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada